HISHAM II: El CALIFA QUE NO GOBERNÓ.